LA FINALIDAD DE PACHAMAMA MOVIMIENTO SOCIAL POR LA UNIDAD, ES CONCIENTIZAR A LA SOCIEDAD SOBRE LO QUE ESTAMOS HACIENDO COMO INDIVIDUOS. PACHAMAMA PARA LOS PUEBLOS INDÍGENAS QUECHUAS DE LA ZONA DE LOS ANDES EN EL CONO SUR, SIGNIFICA "MADRE TIERRA". HEMOS FALTADO EL RESPETO A MAMA PACHA CREYENDO QUE NOS PERTENECE, QUE EL TODO ES NUESTRO, CUANDO NOSOTROS FORMAMOS PARTE DE EL...PAZ.

MACEHUALLI MEXICATL


Por Juan Manuel Moreno Galván.

“En la conquista cuando llegó el enemigo, quemó nuestras ramas, cortó nuestros troncos…pero nunca podrá acabar con nuestras raíces”.
Discurso pronunciado en el Festival Prehispánico de la Toltekayotl.
Mineral de Pozos, Gto. Julio de 2006.

En nuestro México Florecieron culturas tan diferentes entre sí, como la Tarahumara, la Huichol, la Tarasca, la Azteca, la Yaqui, la Olmeca, la Maya, la Zapoteca, la Cora y la Tolteca, entre otras, ofreciéndonos una riqueza cultural impresionante, de la cual deberíamos sentirnos orgullosos.

El conquistador español, luz y sombra de nuestra historia, sojuzgó a los habitantes originarios, los sometió a vasallaje y aprovechó su fuerza de trabajo sin ninguna retribución; impuso su religión y su cultura derrumbando templos y destruyendo códices, además de que durante mucho tiempo los prelados discutieron si los indígenas tenían alma y podían ser considerados seres humanos. Privados de sus tierras, la encomienda, el repartimiento, el obraje y el peonaje, fueron verdaderas formas de esclavitud que les negaron el acceso a los servicios elementales y el reconocimiento de sus derechos esenciales, sometiéndolos en cambio a los tormentos de la Santa Inquisición.

Por fortuna, usos y costumbres, lenguas y culturas, que lograron subsistir a la represión de una colonización inmisericorde, son la base pluricultural de nuestro México y representan un legado excepcional, que al mismo tiempo, por desgracia, nosotros mismos lo hemos convertido en símbolo de pobreza.

Los grupos indígenas mexicanos, poseen en las regiones en que viven, una quinta parte del territorio nacional; los más importantes yacimientos petroleros, de plutonio y acuíferos, están ubicados en estados con fuerte presencia indígena, como es el caso de Chiapas. Los pueblos indígenas aportan casi un 70% de la población ocupada en actividades agrícolas, y las principales áreas naturales protegidas se encuentran en sus municipios.

Paradójicamente, esta riqueza no beneficia a los indígenas, que siguen viviendo en pleno siglo XXI, en condiciones de marginación, pobreza y explotación, sin viviendas adecuadas, ni servicios básicos de salud y educación, sin vías de comunicación y acceso nulo a la tecnología. Aunado a todo esto, el sector agrícola, abandonado como consecuencia de la apertura indiscriminada de mercados, llevó al campo, a la carencia de alimentos básicos de la dieta de la mayoría de los mexicanos (maíz y frijol), lo que si tarde o temprano no se modifica, terminara en una hambruna total.

El hombre fue hecho de maíz, relata el Popol Vuh, libro sagrado de los mayas. Contrariamente el maíz, se cultiva cada vez en menor cantidad y actualmente hasta lo tenemos que importar, y esto a raíz de tantos aranceles, que provocan que el campesinado no pueda competir con los precios subsidiados de países altamente desarrollados.

Se tiene que legislar adecuadamente en el orden social; destinar recursos presupuestales suficientes para instrumentar programas educativos, de vivienda y de salud; reactivar el campo y hacerlo productivo, blindándolo contra los efectos depredadores de la globalización; generar empleos dignamente remunerados; construir vías de comunicación, sistemas de riego y electrificación, pero sobre todo crear conciencia y hacer campañas de divulgación y conservación de los usos y costumbres de los pueblos indígenas, ayudando a florecer las cultural indígenas, con respeto a su identidad, dentro de un Estado Democrático de Derecho. Estamos acabando con nuestro único vínculo al pasado, hemos pisoteado y sobajado una y otra vez a los grupos indígenas, les quitamos la dignidad y su territorio, la conquista rompió ramas y quemó troncos, no dejemos ahora, que corten nuestras raíces...Paz.

SOCIALISMO LIBERAL ¿EL OTRO CAMINO?


Por Juan Manuel Moreno Galván.

La crisis mundial actual, desde un punto de vista cíclico, nos demuestra que el imperialismo, fase superior del capitalismo, ha terminado su periodo. No existe mal que dure cien años, ni sistema político que se aplique eternamente, claro ejemplo es lo que se está viviendo en la actualidad, en el momento que economías imperialistas intocables, ven derrumbadas sus estructuras financieras monopólicas, causando así el declive del sistema capitalista, la derecha universal.

Por otro lado nos encontramos con una pseudoizquierda mundial, la cual ha demostrado a lo largo de la historia que los gobiernos socialistas (hablo de socialistas porque hasta ahora ningún gobierno “rojo” ha llegado a la fase superior que es el comunismo), han terminado en gobiernos totalitarios y represivos, perdiendo de esta manera la idea original marxista y leninista de un gobierno por el pueblo, para el pueblo y con el pueblo.

Lo curioso es que esta pseudoizquierda, que sigue pugnando por la igualdad en la sociedad liberal, cuando la realidad es que en los países donde el sistema socialista predomina, las diferencias suelen ser mayores y no están basadas en las ventajas o cualidades del individuo, sino en criterios políticos e incluso actos de grave corrupción.

El socialismo perdió la esencia original, dejó de ser un conjunto de deseos, ilusiones, esperanzas y promesas para los pueblos oprimidos por el canibalismo capitalista, que al igual que sus contrarios, se convirtió en una lamentable realidad.

El capitalismo, el socialismo, los opuestos, han ocasionado que en muchos países de América Latina, la re-evolución de hoy sea inevitable, esto se determina por las espantosas condiciones de explotación en que vive el latinoamericano, el desarrollo de la conciencia revolucionaria, la crisis mundial del imperialismo y el movimiento universal de lucha de los pueblos oprimidos, sonando así los tambores de la rebelión.

En síntesis, todo esto que está ocurriendo se debe a las contradicciones económicas y sociales que se han ido acumulando y se ven reflejadas en la tasa de ganancia per cápita, el desempleo y subempleo, la sobreproducción por la anarquía existente en el mercado y el subconsumo, además de que el fin del capitalista es la obtención de ganancias a cuesta de la explotación del hombre por el hombre y no la satisfacción de las necesidades sociales.

Al momento de referir hacia un Socialismo Liberal como EL OTRO CAMINO, sería basar el sistema de gobierno en las bases reales socialistas (propiedad cooperativa, relaciones sociales de producción de cooperación y ayuda mutua, producción de bienes para satisfacción humana, planificación central) y en una economía liberal de mercado.

Esta economía liberal de mercado, es un sistema social de división de trabajo, basada en la propiedad privada de los medios de producción, aquí en el otro camino, esta propiedad privada pasaría a manos de la cooperativa social. Cada uno dentro de este orden, actúa según su propio interés; sin embargo, todos satisfacen las necesidades de los demás al entender las propias. El individuo se posiciona al servicio de sus conciudadanos. Estos a su vez, igualmente sirven al individuo. El hombre se convierte al mismo tiempo en medio y fin; fin último para sí mismo y medio en cuanto coadyuva con los demás para que puedan alcanzar sus objetivos personales.

De esta manera existiría un desarrollo social y una repartición más equitativa de los bienes, aunque esta repartición equitativa de bienes se vería afectada por la desigualdad de la naturaleza existente en los hombres (inteligencia, salud, tamaño, etc.). Esta discrepancia se gestaría en el momento en que unos consumen más y otro menos, unos trabajan más y otros no, unos son más ambiciosos y otros conformistas, porque sería injusto el premiar por igual al flojo que al capaz, al inteligente que al menos inteligente, al ambicioso que al conformista, esto sería una razón para lograr que los más aptos perdieran todo estímulo para ser mejores y los menos productivos tendrían poca o ninguna razón para esforzarse.

México y el mundo han probado durante siglos fórmulas estatistas, los resultados están a la vista y ciertamente no son muy positivos, probemos el camino de la libertad social, analicemos la situación y dejemos el costoso, burocrático y lento aparato gubernamental y reemplacemos por eficiencia, espontaneidad y libertad, lo que ahora padecemos.

El Socialismo Liberal, ¿no valdría la pena intentar EL OTRO CAMINO, el de la libertad?...Paz.